Make your own free website on Tripod.com

Home

informacion empresarial | CALIDAD | ABC DEL CREDITO | INTELIGENCIA DE NEGOCIOS | GERENCIA | Título de la página seis | Título de la página siete
GERENCIA
INFORMACION EMPRESARIAL

¿Qué es la Gerencia?

1.- Personas

En la administración, el interés principal de la empresa, debe ser la felicidad de las personas. Si las personas no están contentas y no pueden encontrar la felicidad, la empresa no merece existir.

La primera medida es que los empleados reciban un ingreso adecuado. Hay que respetarlos como seres humanos y darles la oportunidad de disfrutar en su trabajo y llevar una vida feliz. El término "empleados" utilizado aquí incluye a los empleados de los subcontratistas y de las entidades de ventas y servicio afiliadas.

Luego vienen los consumidores. Estos deben sentirse satisfechos y contentos cuando compran y utilizan los bienes y servicios de la empresa. Si un nuevo televisor se daña pronto o si un calentador eléctrico causa un incendio, entonces la empresa que lo vendió ha prestado un flaco servicio. Por otro lado, si en el momento de la compra, el vendedor no trata al comprador con cortesía y no le explica en detalle como debe funcionar la mercancía, el cliente no está satisfecho.

El bienestar de los accionistas también merece tenerse en cuenta. Japón es una sociedad capitalista, y cada empresa debe ganar utilidades suficientes para repartir dividendos entre sus accionistas.

Las empresas comerciales existen en una sociedad con el fin de satisfacer a los miembros de ésta. Tal es su razón de ser y debe ser su objetivo principal. Ahora veremos como alcanzar ese objetivo.

Hay tres medios básicos que nos permiten este objetivo primario. Estos son: calidad, precio (incluyendo costo y utilidades) y cantidad (incluyendo plazos de entrega). Diremos que estos tres son nuestros objetivos secundarios. El control de los tres debe considerarse como el objetivo de una empresa, proceso que llamaré control por objetivos.

2.- Calidad

He hablado de la calidad constantemente. Los productos defectuosos no solo perjudican al consumidor, sino que reducen las ventas. Si una empresa produce demasiados productos que no puede vender, estará desperdiciando materias primas y energía, y esto también será una pérdida para la sociedad. La empresa debe suministrar productos de la calidad que el consumidor exija. Los requisitos de los consumidores suelen elevarse año tras año a medida que la sociedad progresa. Lo que servía el año pasado no será adecuado el próximo año. El Control de Calidad en su definición estrecha significa controlar cuidadosamente el suministro de productos de calidad que tengan buenos puntos de venta.

3.- Precio, costo y utilidades

Todo se relaciona con el dinero. Por bajo que sea el precio de un artículo, si su calidad es mala, nadie lo comprará. De igual manera, por alta que sea la calidad, nadie comprará un articulo si su precio es excesivo. La exigencia principal del consumidor es calidad justa a precio justo.

Se ha dicho que en una sociedad capitalista el objetivo de una empresa es ganar utilidades. Por otra parte hay quienes dicen que ganar plata es pecado. Las dos afirmaciones representan los extremos y ambas están erradas. Si no hay utilidades no puede haber desarrollo de nuevos productos y de nueva tecnología. Tampoco puede haber modernización de equipos. Sin utilidades no se pueden pagar sueldos y la empresa no tendrá buenos empleados. Al final la empresa quedará en la quiebra, con perjuicio a la sociedad a la cual se supone que debe servir.

Las utilidades son el medio para mantener a la empresa con vida. Una compañía sin utilidades no podrá pagar los impuestos que le corresponden ni cumplir sus obligaciones sociales.

Para aumentar las utilidades es preciso implantar un buen control de costos. Primero, tiene que haber un Plan de Costos.

En general, si el Control de Calidad se realiza bien, la tasa de defectos bajará y disminuirá el desperdicio de materiales y tiempo. Esto hará aumentar la productividad y como resultado reducirá los costos. Este proceso permite suministrar productos a los consumidores a precios justos. Dicho sea de paso, el precio de un artículo no lo determina el costo, sino el valor de la verdadera calidad.

4. Cantidad y plazo de entrega

La compañía deberá producir productos en las cantidades solicitadas por los consumidores y deberá hacer las entregas en los plazos establecidos.

El Control de Calidad incluye un control de lo siguiente: cantidad comprada, volumen de producción, cantidad de materiales y productos en existencia (incluyendo cantidad de productos en proceso de producción), volumen de ventas y fechas de entrega. Si la empresa tiene un artículo en demasiada cantidad, son muchos los recursos y el capital que están desaprovechando. No solo hay desperdicio, sino que así se incrementan los costos de producción. Por otra parte, si las existencias son muy bajas, la empresa no podrá cumplir oportunamente los requerimientos de sus clientes. El famoso sistema kanban (entrega justo a tiempo) de Toyota, toma en cuenta este factor. Es un sistema que se ha desarrollado luego de aplicar eficazmente el Control de Calidad y diversos controles de cantidad. Sin estas salvaguardas y este control eficaz, la introducción prematura del sistema kanban puede ocasionar desastres, e incluso el cierre total de la fábrica.

Por otro lado, si existe un eficaz control en cuanto al personal, a la calidad, a los costos y a las cantidades, la administración procederá sin tropiezos.
¿Qué significa agregar valor?
por teg solutions


¿Quién no ha escuchado en algún momento la frase "esto no agrega valor"?
Muchos la usan como una muletilla para florear su léxico y lograr impresionar a su interlocutor con un estilo "en apariencia" más profesional. Pero la verdad es que la gran mayoría ignora que significa realmente e inclusive le dan un uso inadecuado, confundiendo el término con otras acepciones de "valor agregado", que pueden encerrar o no, una similitud de concepto.

No vamos a detenernos en el significado macroecónomico del término valor agregado sino en aquel que dio origen a la frase que nos ocupa, y que tiene sus raíces en el marketing.

Tuvo su nacimiento teórico en Estados Unidos y fue una estrategia desarrollada para poder hacer frente a la competencia en mercados saturados o con gran cantidad de competidores. También es una buena estrategia en mercados recesivos como el argentino.

La gran pregunta es: ¿cómo me diferencio de todos mis competidores?

Una de las respuestas posibles es: agregue valor a sus productos.

Pero en concreto, ¿qué es agregar valor? Podríamos sintetizarlo en una palabra que el lunfardo argentino acuñó y que ha caído en desuso, tal vez víctima de las recurrentes crisis que han degradado nuestra calidad de vida:

AGREGAR VALOR = YAPA

Un cliente comprará su producto, si a igual precio Ud. puede ofrecerle algún beneficio adicional que lo motive.

¿Cuántos no recuerdan con un dejo de nostalgia aquel viejo almacén de barrio, donde su dueño nos regalaba un puñado de caramelos cuando íbamos a comprar ? Esa yapa nos hacía felices y nos motivaba a hacer los mandados con una sonrisa. Aquel viejo almacenero, sin tener una concepción teórica del asunto, estaba haciendo marketing de última generación.

Estaba agregando valor a los productos que vendía. A igual precio, seguramente nosotros preferiríamos ir a comprar a su almacén.

Lógicamente que un puñado de caramelos no fue suficiente para mantener a muchos en carrera, porque los supermercados, con sus enormes volúmenes de compra, sus políticas de imposición de precios coercitivos a sus proveedores y sus laxos plazos de pagos, establecieron una suerte de monopsonio o monopolio de demanda que mató a miles de pequeños almacenes y distribuidores, que de una u otra manera también eran sus clientes. Hoy están pagando las consecuencias de sus propias políticas tercermundistas.

Lo importante es entender que cuantas más yapas podamos dar a nuestros clientes, más valor estaremos agregando a nuestros productos y, por ende, mayor posibilidad de competir con éxito tendremos.

¿Qué podemos entender por yapas hoy en día?

Bueno, desde un premio, un servicio de atención al cliente excelente, un envase atractivo o una mejor calidad, todos son elementos que agregan valor, porque el cliente percibe que por el mismo precio obtiene un producto que le da mayores beneficios.

Éstos pueden expresarse en pesos contantes y sonantes cuando, por ejemplo, regalamos algo (que tiene un precio concreto) con la compra de nuestro producto. Pero además, el cliente también puede obtener una renta psíquica, algo difícil de medir en términos monetarios, aunque él igualmente lo percibe como un beneficio.

Un ejemplo concreto es brindar una buena y esmerada atención. Desde el punto de vista del marketing, el valor es la diferencia entre el beneficio que el cliente obtiene por el producto y el precio que paga. Cuanto más diferencia logremos, mayor valor habremos puesto a nuestros productos, aunque el precio de venta siga siendo el mismo. Ahora bien, muchas de estas yapas que mencionamos pueden tener un costo para nuestra empresa, y podrían afectar el precio de nuestros productos.

Tal vez el caso ideal sea aquel en el que un pequeño incremento de precios otorgue un beneficio proporcionalmente mucho mayor y el cliente esté dispuesto a pagar ese incremento de buena gana. En cierta manera, esto es un juego de percepciones que deberemos evaluar a los ojos del cliente.

Podría darse el caso contrario, donde se eliminen o mantengan yapas fijando un precio menor a la competencia.

En este último caso hay que ser cuidadoso, ya que los mercados que se ganan por precio, se pierden por precio. Es decir, si yo logro una porción de mercado a costa de vender a menores precios, tengo que tener un plan de contingencia para enfrentar posibles reducciones de precios de la competencia, o al menos tener alguna certeza de que mis competidores no podrán seguirme. Caso contrario, podríamos quedar fuera de carrera si no somos capaces de mantener una espiral descendente de precios.

Recuerde: si va a declarar una guerra, esté seguro que puede ganarla

Esperamos haber ayudado a comprender un poco mejor este magullado concepto. Para finalizar, cabe mencionar que el mismo ha sido extendido a otras áreas de la empresa como una política para lograr eficiencia, tratando de eliminar actvidades que no generen, directa o indirectamente, beneficios a los clientes.